El grabado hot stamping o termograbado

Procesos de impresión

El grabado hot stamping o termograbado

termograbado

¿De qué hablamos, en artes gráficas, cuando hablamos de hot stamping? De una técnica de marcaje o impresión en seco que se realiza por transferencia térmica. Es ese uso de la transferencia térmica el que hace que al hot stamping se le llame también termograbado o termoimpresión.

Para aplicar esta técnica se utiliza un cuño que, presionando sobre una delgada película y utilizando una temperatura que oscila entre los 100º y los 300º, transfiere el motivo que se desea grabar sobre materiales tan diversos como pueden ser el cartón, el plástico, la madera, la piel, el cuero, la polipiel o la tela.

El cuño o cliché que se utiliza para aplicar la técnica del hot stamping está realizado con materiales que, como el bronce, el magnesio, el aluminio o algún tipo de polímero, garantiza alta transferencia de calor. Es ese cuño el que, en relieve, lleva incorporado el diseño con el que se grabará el producto que desea ser grabado.

La película que se utiliza para aplicar el termograbado recibe el nombre de foil y está hecha de capas de adhesivo que se activan gracias al uso del calor. Las películas que se utilizan para aplicar el hot stamping están hechas de aluminio, resina y film de poliéster y contienen el pigmento de color de alta resolución que se transfiere por calor al objeto a estampar. La variedad cromática de los foils no es tan amplia como la que pueden ofrecer las tintas, pero sí se pueden encontrar una variedad cromática en la que podemos encontrar metalizados (oro y plata), colores en versión brillo y mate o fluorescentes.

Cuando se coloca el papel en la máquina y se cierra la prensa con la que se va a realizar el grabado, el foil o película queda prensado entre el papel y la placa, quedando de ese modo adherida sobre el papel la capa de material, que tiene el mismo dibujo que posee el cuño diseñado.

Los negocios de baja producción poseen maquinaria manual para aplicar el hot stamping. Las líneas de producción de media o alta producción, por su parte, poseen máquinas automáticas de alta velocidad que pueden llegar a aplicar la técnica de la termoimpresión a un elevado número de objetos cada hora.

Los formatos que habitualmente más suelen utilizarse al aplicar la técnica de la termoimpresión son los holográficos y los metalizados. Al integrarse en los diseños, tanto unos como otros pueden ser considerados una tinta directa sobreimpresa. Habitualmente, lo que las imprentas hacen al aplicar el hot stamping es, primero, imprimir las tintas con un sistema de impresión como pueden ser el offset o la serigrafía para, a continuación, proceder a aplicar el stamping o grabado.

El termograbado garantiza una estampación duradera y de gran resistencia a factores externos como pueden ser las temperaturas extremas, los rayos UV, etc.

El hot stamping tiene aplicaciones muy variadas. Se puede utilizar para realizar grabados en cajas, invitaciones, etiquetas, revistas, libros, entradas, cosméticos, tarjetas, etc. Una buena manera de extraer las máximas prestaciones a la técnica del termograbado es utilizar el stamping sobre plastificado mate. Al utilizarlo de ese modo se consigue alcanzar un alto contraste tanto visual como al tacto.

Deja un comentario