¿Cómo conseguir un packaging ecológico?

Packaging

¿Cómo conseguir un packaging ecológico?

Afortunadamente, cada vez es mayor la atención que se presta al medio ambiente en los más diversos sectores económicos. Esta preocupación también ha llegado al mundo de las artes gráficas en general y al del packaging en particular. La sostenibilidad es, hoy, uno de los factores que se tienen en cuenta a la hora de diseñar el packaging de un producto. O, al menos, que deberían tenerse en cuenta.

Para realizar un packaging ecológico hay que cumplir un requisito imprescindible: el de utilizar materiales ecológicos o reciclables. ¿Qué materiales son éstos? Habitualmente, para realizar packaging ecológico se utilizan los que se conocen como papeles con sellos ecológicos. ¿Qué papeles son ésos? Fundamentalmente, los siguientes:

  • Sello de papel 100% reciclado.
  • Con esta indicación se informa al consumidor que el papel que se tiene en la mano se ha elaborado a partir de papel que, una vez usado y recuperado, ha sido tratado para convertirlo de nuevo en papel.

  • Sellos de bosques sostenibles. Con esta indicación se nos informa de que la materia prima utilizada para la fabricación de este tipo de papel proviene de bosques que se han gestionado siguiendo las normas básicas de sostenibilidad.
  • Sello de libre de cloro. Un sello de este tipo nos informa de que en los procesos de fabricación o blanqueamiento del papel que lo ostenta no se ha utilizado cloro ni derivados del cloro.
  • Sello de gestión medioambiental. Con este sello se nos está diciendo que la empresa que ha fabricado ese papel utiliza un sistema de gestión medioambiental en sus procesos de fabricación. Algunos de esos sistemas pueden ser, por ejemplo, la ISO 14000 o la UNE 15031.

A estos tipos de papel, ya muy asentados en el mundo del packaging ecológico y sin los que éste no sería concebible, se están incorporando nuevos materiales surgidos del esfuerzo investigador de empresas que, sensibilizadas con el problema de la sostenibilidad medioambiental, están formulando e inventando esos nuevos materiales destinados, principalmente, a la elaboración de envases más eco-friendly. Entre esos materiales podemos destacar dos: el papel de piedra y el papel con semillas.

El Papel de Piedra® está elaborado a partir de la combinación de Carbonato Cálcico (en un 80%) con una serie de resinas no tóxicas de Polietileno (en un 20%), que actúa como ligante. De la simbiosis de estos dos materiales se obtiene un tipo de papel de suave textura y gran resistencia tanto a las roturas como al agua.

Por su parte, el papel con semillas, como ejemplo que puede ser de gran utilidad a la hora de fomentar el packaging ecológico es un tipo de papel ecológico elaborado por la empresa Sheedo Paper. Este tipo de papel, tras cumplir su vida útil, puede plantarse para que de él brote la semilla elegida. Elaborado con algodón residual de la industrial textil, el papel con semillas no contiene químicos tóxicos para su blanqueamiento y tiene una textura muy porosa.

Materiales vegetales, reciclables y biodegradables

De la misma manera que es imprescindible escoger papeles con sellos ecológicos para realizar un packaging ecológico, también es necesario utilizar tintas vegetales y/o pegamentos ecológicos. La alternativa más respetuosa con el medio ambiente a la hora de imprimir los envases consiste en utilizar tintas vegetales. Por otro lado, si diseñamos o fabricamos un packaging basado, en cierta medida, en el pegado de solapas, deberemos utilizar pegamentos naturales o biodegradables para, de ese modo, cumplir con las normas que impone el packaging ecológico para serlo.

En el caso de que deseemos realizar un packaging ecológico y debamos incorporar a nuestro envase o productos materiales plásticos como pueden ser, por ejemplo, ventanas o asas, deberemos escoger materiales que sean reciclables o, en su caso, biodegradables. Veamos en qué se diferencian unos de otros:

  • Materiales reciclables: cuando el material con el que está realizado un envase es reciclable, el envase puede ser transformado íntegramente en materia prima para la elaboración de nuevos envases. En el mercado encontramos plásticos 100% reciclables como el Polietileno (PET), el Polipropileno (PP) o el Poliestireno (PS).
  • Materiales biodegradables: el material biodegradable es aquél que no tarda demasiado en desaparecer y descomponerse de forma natural. Actualmente, hay envases elaborados con materias primas renovables como pueden ser la yuca, la patata, el maíz o el trigo.

Las grandes empresas de diseño de packaging, al optar por el packaging ecológico, intentan optimizar al máximo el uso de dichos materiales. ¿Cómo? Intentando reducir la cantidad de material que se utiliza para fabricar los envases. Optimizando tanto el envase como su montaje se consigue reducir el formato de aquél, cosa que, de manera directa, incidirá en los costes de transporte, almacenaje y logística necesarios para distribuirlo.

Un último aspecto a tener en cuenta a la hora de elaborar un packaging ecológico y que, al mismo tiempo, puede servir para dotar al producto de un determinado valor emocional, es intentar que el packaging elaborado pueda ser reutilizado para cumplir la función original para la que ha sido creado o, incluso, pueda ser reutilizado para ejecutar funciones adicionales. Si se consigue este segundo objetivo se habrá conseguido realizar un packaging más duradero, lo que podría considerarse, también, uno de los grandes objetivos del packaging ecológico.

Deja un comentario